Los datos confirman que las playas de Tarifa están entre las más seguras de España pese a su ubicación

En Tarifa se da una paradoja, posee aguas poderosas, playas mediterráneas y atlánticas ubicadas en el Estrecho, corrientes muy potentes y un elevado número de bañistas y deportistas acuáticos. El caldo de cultivo perfecto en un año en el que se bate el número de muertes por ahogamiento desde que existe serie histórica,

Hasta la fecha 272 personas han perdido la vida en lo que va de verano en España por este motivo (54 muertes en Valencia, 38 en Cataluña, 36 en Andalucía y 30 en Galicia lideran el triste ranking) según los datos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo.

El reparto recorre toda la geografía española, salvo Tarifa, salvo El Estrecho, salvo una de las zonas a priori más peligrosas por sus condiciones naturales

Ninguna lo hizo en Tarifa ¿Por qué allí no hay ahogamientos si las playas son poderosas y salvajes? ¿Qué ha pasado allí para que se detengan desde hace dos años las muertes por esta causa?

Sencillo, un despliegue técnico y humano del servicio de socorrismo que sólo este último agosto realizó con éxito 60 intervenciones de “vida o muerte” en la zona, y todas fueron vida.

Estrategia, equipo y medios técnicos

Quads, motos de agua, embarcaciones, ambulancias, socorristas, enfermeros y un amplio estudio y conocimiento de las zonas de actuación son las claves del éxito que debe servir de modelo a otros enclaves del territorio nacional. El Ayuntamiento de Tarifa y la empresa concesionaria Socoservis son sin duda los responsables que pueden presumir de estos datos.

Por segundo año consecutivo Tarifa deja a cero sus muertes por ahogamiento, y este año es de funesto récord en toda España.

Algo no estarán haciendo bien en otros lares, porque en Tarifa se evidencia que si las cosas se hacen bien, el riesgo (que siempre existe) es cercano a cero.

Esto es un reclamo turístico inapelable para quien vive de sus playas, Tarifa tiene de las playas más seguras de España y eso en El Estrecho tiene mucho de gestión y poco de suerte.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae