Los conductores profesionales tienen un 30% más de riesgo de sufrir sordera que los demás conductores

Los conductores profesionales tienden a sufrir determinadas enfermedades o pueden padecerlas en mayor porcentaje, en comparación con los conductores ocasionales o incluso quienes utilizan el vehículo a diario, pero no durante demasiado tiempo.

A esta conclusión han llegado diversos estudios que se han centrado en las patologías de los conductores, especialmente de aquellos que pasan todos sus días al volante. De estos estudios también se ha concluido que no existen enfermedades específicas de los conductores, pero sí algunas que inciden con mucha mayor frecuencia en estos profesionales.

Pasar demasiadas al volante puede tener efectos negativos de diversa consideración en la salud, y eso sin contar con el aumento de posibilidades de sufrir un accidente de gravedad cuando se pasa tanto tiempo en un vehículo, en ocasiones excesivo.

¿Cuáles son las enfermedades que más afectan a los conductores profesionales?
El hecho de pasar la mayor parte del día conduciendo, hace que estas personas sean más propensas a padecer ciertas enfermedades, aunque no siempre en el mismo grado. Lo que no puede negarse es que muchos conductores tienen malos hábitos a la hora de desempeñar su trabajo, y no siguen ninguna medida de prevención, lo que a la larga facilita llegar a sufrir algunos de estos problemas.

Una de las afecciones que más incidencia tiene en los conductores es la sordera, que habitualmente afecta más al oído izquierdo por la costumbre de llevar la ventanilla abierta. El nivel de ruido al que se someten los conductores es tan elevado durante todo el día que puede hacer perder una buena parte de la audición fácilmente.

Destaca también la incidencia de enfermedades cardiovasculares y de hipertensión, que supera ampliamente la incidencia en el resto de la población, aunque la tendencia de estas enfermedades es al alza en términos generales en los últimos años.

El sedentarismo al que se enfrentan estos profesionales implica también que tienen más problemas de sueño, por lo que no descansan correctamente, lo que con el tiempo implica que su estado de ánimo sea peor y que desarrollen fuertes picos de estrés.

Otras afecciones menos comunes son las úlceras estomacales y las varices en las piernas, cuestiones que podrían controlarse mejorando los hábitos diarios en su trabajo, y siguiendo las recomendaciones en cuanto al tiempo trabajado.

Desde la web especializada en salud Tratamiento y Enfermedades, ofrecen algunas claves para que los conductores puedan conseguir un buen estado de salud. Entre los hábitos a mejorar destaca el hecho de no pasarse de horas al volante, dormir el tiempo necesario para rendir en el trabajo, y parar con frecuencia para estirar las piernas. También conviene destacar la necesidad de ejercicio diario y el llevar una alimentación sana y equilibrada para evitar mayores problemas a corto y largo plazo.

El desempeño laboral responsable es el primer paso para cuidar de la salud y evitar en la medida de lo posible que aparezcan estos problemas. Además, es aconsejable pedir la opinión de un profesional de la salud siempre que se sienta algún malestar, para poner remedio cuanto antes.


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae