La Torre Entel de Santiago de Chile

La Torre Entel de Santiago de Chile

La Torre Entel es una torre de telecomunicaciones ubicada en la comuna de Santiago, en el centro de la ciudad homónima, capital de Chile. Es propiedad de Entel Chile y también es su centro de operaciones.

Con una altura de 127,35 metros, ésta fue la estructura arquitectónica más alta del país, título que mantuvo hasta la inauguración de la Torre Telefónica Chile en 1996. Pese a ya ser superada en altura por otros edificios, sigue siendo la estructura de mayor prominencia en el casco histórico de la ciudad. Está ubicada en la intersección de la Alameda del Libertador Bernardo O’Higgins con Amunátegui, junto a la estación La Moneda del Metro de Santiago, por lo que se ha mantenido como un ícono de la ciudad hasta la fecha.

Su construcción se inició durante el gobierno de Eduardo Frei Montalva, el 1 de julio de 1970, como parte del Centro Nacional de Telecomunicaciones. Tras cuatro años de edificación, la Torre alcanzó su altura actual el 30 de agosto de 1974.

Posteriormente, el 8 de septiembre de 1975, se instalaron dos antenas parabólicas, que fueron los primeros elementos de telecomunicaciones visibles desde el exterior, y finalmente, el 12 de abril de 1976, entraron en servicio los canales telefónicos. Desde ese momento, la Torre Entel se convirtió en el núcleo vital del sistema de comunicaciones del país, al permitir la interconexión entre los servicios de telefonía, televisión, radio y redes de microondas de Entel con los de la Compañía de Teléfonos de Chile y con el norte, centro y el sur del país y la ciudad de Mendoza, Argentina. Además, está conectada con la Estación Terrestre de Comunicaciones por Satélite de Longovilo.

La noche del 31 de diciembre de 2009 fue inaugurada la pantalla LED más grande de Sudamérica, que fue instalada en la parte superior de la torre, con motivo del «Año Nuevo del Bicentenario». La pantalla posee 320 metros cuadrados y tiene por objetivo mostrar información meteorológica y noticias.

El edificio es visible desde distintos puntos de la capital, lo que le ha valido convertirse en un símbolo de la ciudad. Para optimizar la recepción de señales, la torre debe alzarse sobre todos los edificios cercanos, lo que explica su forma y su altura. El eje del edificio, construido en hierro y hormigón, se inicia a 18 metros bajo el nivel del suelo y alcanza los 80 metros sobre éste, seguido por una estructura de acero y aluminio con seis plataformas para la ubicación de antenas con una altura de 47 metros. Debido a su estructura rígida, casi no posee oscilación y está diseñada para resistir sismos superiores a los 8 grados en la escala de Richter, como el terremoto de 2010.

En la parte superior, la Torre tiene habilitada una terraza con vista a toda la ciudad de Santiago. Desde 1992, es en este lugar donde se colocan miles de elementos de pirotecnia cada 31 de diciembre para celebrar el Año Nuevo en la fiesta más masiva de la ciudad, iluminando todo el cielo. Con el desarrollo inmobiliario que durante los últimos años ha demostrado Santiago, es posible disfrutar del espectáculo pirotécnico que inicia el Nuevo Año. http://jacobogordon.com/


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae