La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

La Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada

El 13 de marzo de 1881 fue herido mortalmente el emperador Alejando II de Rusia. El magnicidio fue llevado a cabo por un grupo terrorista ruso. Los autores del atentado, miembros de una organización que luchaba por los derechos de los campesinos, habían sido paradójicamente liberados por el zar antes de que terminasen con su vida. En el lugar que se produjo la muerte se construyó la iglesia.

Alejandro II, conocido como el Libertador, había probado tantas vidas como las de los gatos, puesto que había logrado sobrevivir a seis atentados. El séptimo fue el definitivo, cuando un tal Grunévitski lanzó una bomba contra su carruaje. Ambos murieron como consecuencia de la explosión. En el lugar de la tragedia, el centro de San Petersburgo a la orilla del canal de Griboyédova, donde se vertió la sangre del zar de Rusia, se empezó a edificar la Iglesia del Salvador o de la Resurrección, con la función de homenajear al emperador asesinado y también con el objetivo de crear un nuevo lugar de culto religioso.

El estilo arquitectónico del templo ortodoxo es el nacionalismo romántico, variante dominante en la Rusia Imperial, cuyo diseño recuerda mucho a la Catedral de San Basilio en Moscú. Los planos de la Iglesia fueron esbozados por Alfred Parland, que se encargó de erigir una de las obras arquitectónicas religiosas más importantes en Rusia. El proceso de construcción de la Iglesia del Salvador se convirtió en el proyecto de vida de este arquitecto nacido en San Petersburgo, ya que se prolongó durante más de un cuarto de siglo. La estructura de la iglesia está construida en ladrillo rojo y marrón en la que destacan las cinco cúpulas centrales construidas en cobre y esmaltes de diferentes colores.

La decoración interior se basa en espectaculares mosaicos que retratan la vida y hazañas de Alejandro II, así como representan la iconografía local con imágenes de santos y mártires de la cultura popular rusa. Se diferencian dos partes del templo: la parte oriental, en la que se sitúa el altar con una imagen de Cristo, y la occidental, lugar preciso donde se produjo el asesinato del emperador, dónde se sitúan bóvedas con motivos del Calvario de Jesús.

Con la llegada de la Revolución Comunista la iglesia perdió su funcionalidad religiosa para convertirse en un edificio al servicio del gobierno. El Partido Comunista Ruso decidió usar sus amplias dependencias para el almacenaje de materiales y alimentos, y permitió que la estructura se fuera deteriorando con el paso del tiempo. La restauración fue casi tan lenta como las obras de construcción y durante veintisiete años el templo estuvo en proceso de reparación. Es posible contemplar el estado de abandono en el que se encontraba a través de una serie de fotografías expuestas en el interior.

Mientras se reformaba su estructura, se produjo uno de los hallazgos más anecdóticos de la historia del edificio. En una de las cúpulas se encontraba alojada una bomba desde la II Guerra Mundial que nunca llegó a explotar. El descubrimiento se produjo diecinueve años más tarde del lanzamiento del proyectil  gracias a que los obreros subieron a arreglar las goteras del techo. La Iglesia de la Sangre Derramada es una de las señas de identidad de la monumental ciudad de San Petersburgo y su emplazamiento es históricamente un área de conflicto, alzada en la tragedia y superviviente de la guerra. http://jacobogordon.com/


Fuente original: Comunicae.es.

comunicae